Aislamiento y Edad: “El aislamiento es una especie de prisión” (Irving Stone)

Aislamiento y Edad: “El aislamiento es una especie de prisión” (Irving Stone)

Estrategias para conectar con los demás y evitar el aislamiento.

En su esencia más íntima, ser humano significa que existimos en una estructura social donde interactuamos con otros.

En muchas ocasiones, abandonar la vida laboral supone perder los roles que nos brindaban seguridad, reconocimiento y pertenencia social y el riesgo de aislamiento es crítico cuando no nos implicamos en actividades que nos permitan mantenernos activos a nivel físico, intelectual y social.

Es importante entender los riesgos que conllevan el aislamiento y la inactividad social ya que la falta de compañía, no tener a nadie en quien encontrar apoyo emocional, puede provocar que, en lugar de afrontar los problemas que surgen, se interioricen sentimientos negativos que ponen en riesgo nuestra salud tanto psíquica (depresión) como física. Parece probada la relación entre el sentimiento crónico de soledad con el aumento de la presión sanguínea, (Universidad de Chicago, Psychology and Aging) o las enfermedades de corazón, entre otras.

Hay una gran diferencia en el índice de deterioro físico y mental a medida que las personas cumplen años y esta diferencia podría estar vinculada con el número de relaciones satisfactorias que se mantienen.

Hay algunas estrategias que ayudar a subir el estado de ánimo y alejan los sentimientos de soledad y aislamiento.

Cambiar la forma de pensar para disminuir el sentimiento de soledad: Según Hawkley, el sentimiento de soledad se caracteriza por el impulso motivador de conectarse con otros pero también por el miedo a la evaluación negativa, el rechazo y la decepción.

Reducir este sentimiento no sólo consiste en disponer de un mayor número de personas con las que interactuar. El modo más efectivo es aprender a romper el bucle de pensamientos negativos sobre la valía personal y sobre cómo nos perciben los demás. Se trata de cambiar la forma en que percibimos, pensamos y actuamos cuando nos relacionamos con los demás. Sentir que nuestra seguridad se ve amenazada al relacionarnos con otros es uno de los componentes más tóxicos de la soledad.




Empieza por entenderte a ti mismo: El primer paso es entender qué cosas contribuyen  a tu aislamiento. ¿Hay desencadenantes? ¿Te influye la sombra de aniversarios, etc? ¿Te sientes peor si el tiempo es malo? ¿Te sientes atrapado en tu casa? ¿Sientes ansiedad cuando intentas relacionarte con los demás? Nadie experimenta la soledad del mismo modo y es importante que entiendas el problema antes de buscar soluciones y aceptar que la felicidad duradera incluye días malos y buenos.

Sal y explora, incluso si tienes que hacerlo solo: Sal al mundo. Incluso ir al supermercado puede ayudarte a sentirte más conectado y evitar el aislamiento. Haz algo simple, pasea o coge el autobús y visita algún parque o lugar cercano. Tómate un café y mira a la gente pasar. Sea lo que sea, HAZ ALGO! La actividad física de cualquier tipo estimula tu mente y tu cuerpo a la producción de hormonas que te ayudarán a sentirte mejor. No es necesario que te apuntes a un gimnasio, pasea, monta en bici, aprende yoga o apúntate a clases de baile. Y no te estreses si no ves un cambio positivo inmediatamente. Los cambios pequeños suman en el tiempo.

Céntrate en ser la mejor versión de ti mismo: No tengas miedo a cumplir años, ten miedo a aburrirte. Muy a menudo, la falta de dirección en nuestras vidas es la causa de nuestro aislamiento y de nuestro sentimiento de soledad. Así que tu soledad podría ser la oportunidad de hacer algo que realmente deseas en lugar de una limitación. Haz algo que suponga un reto para ti y piensa que cuando tu estás convencido de que eres interesante, los demás también lo creen.



Desarrolla un círculo social activo. Actividades  como el voluntariado en una organización local, el mentoring o los trabajos a tiempo parcial  nos permiten elevar nuestra autoestima y a dotar de sentido a nuestra vida. Unirte a un club de lectura, jardinería o senderismo te permite hacer nuevos amigos.

Navega en Internet: Cada vez hay más sitios diseñados para cultivar relaciones de amistad e incluso de “algo más” en internet. Chatear con gente online puede ser divertido y es una buena manera de evitar el aislamiento y permanecer conectado con personas con las que compartes intereses. Cada vez hay más senior que se divierten con juegos online y se apuntan a clases y seminarios para seguir aprendiendo y mantenerse ocupados. Cuando tienes familiares o amigos que viven lejos, los email y las fotos o chat vía webcam aumentan el sentimiento de conexión que es necesario para mantener una actitud saludable en tu vida.

Cuida tu dieta y practica deporte: Trata de que tu dieta sea rica en pescado, verdura, fruta y productos integrales y evita excederte en el consumo de grasa y azúcar para obtener la energía que te permita hacer ejercicio y mantener tu mente despejada. Ten presente que hacer de 20 a 30 minutos de ejercicio aeróbico al día puede tener el mismo efecto que tomar antidepresivos.

Invierte en relaciones “amorosas”: Ya sea comprándote un animal de compañía, una responsabilidad que ayuda a sentirse necesario y aminora los sentimientos de soledad o teniendo el coraje de volver a enamorarte, ya que tener a alguien especial eleva la felicidad y produce un gran sentimiento de bienestar. Es muy difícil encontrar personas que se sientan solas en una relación sana de pareja La buena compañía, ya sea de amigos, pareja o una mascota, proporciona sentimientos de valor personal y nos hace sentirnos más seguros y felices.

Evitar el aislamiento en un entorno que no favorece las interacciones es un reto personal. Es necesario que entendamos la importancia de esforzarse y luchar contra la inercia que nos lleva a no salir de nuestra zona de confort provocando un estrechamiento cada vez mayor de nuestras relaciones.


¿No crees que al ir cumpliendo años nos volvemos, en muchas ocasiones, extremadamente selectivos aumentando con nuestras exigencias el riesgo de aislamiento?

¿No te parece que, tal y como afirmaba John Verdon, “una vida aislada es una vida malgastada”?

Viajar en la Segunda Mitad de la vida

Viajar en la Segunda Mitad de la vida

Siendo senior, el placer de viajar es aún mayor si has tomado algunas precauciones.

No tenemos que dejar de viajar porque vayamos cumpliendo años. Al contrario, los viajes ahora adquieren mayor significado. Nuestra vida nos permite apreciar más las nuevas experiencias pero la realidad es que los años nos impiden, a menudo, viajar del modo en que solíamos hacerlo. Esto no significa que tengamos que cambiar un hostal por un hotel de 5 estrellas. Significa que nuestras limitaciones físicas imponen determinadas acciones.

Afortunadamente, hay algunos pasos que nos permiten protegernos. Pide recomendaciones en tu agencia de viajes. Están empezando a surgir tour operadores especializados en dar respuesta a las necesidades de los viajeros senior. En cualquier caso, aquí te dejamos algunas recomendaciones que pueden facilitar que tu viaje no deje de ser una buena experiencia, especialmente si no viajas en grupo.

ANTES DE VIAJAR

  • SALUD

Visita a tu médico y hazte un chequeo antes de viajar: Esto es especialmente importante en el caso de que tengas alguna enfermedad crónica o si has pasado por el quirófano recientemente.

Infórmate sobre el impacto que podría tener sobre tu salud el cambio en la dieta o en los hábitos de alimentación.

Asegúrate de que estás totalmente vacunado en el caso de que en tu destino estén presentes enfermedades infecciosas y considera vacunarte de la gripe antes de viajar

Ve al dentista y a visita a los especialistas a los que acudes de forma regular (oftalmólogo, etc.)

No todas las medicinas son legales en todos los países. Asegúrate a través de tu agencia de viajes o de a través de la embajada en el país de destino de que puedes viajar con ellas y de las alternativas en el caso de que no sea posible.

  • MEDICINAS

Es importante que lleves contigo cantidad suficiente para todo el viaje ya que hay lugares donde ciertos fármacos no están disponibles.

Consigue una receta escrita y firmada por tu médico detallando la medicación que viajará contigo y pídele que añada aquellas medicinas que vas a llevar y que en tu país no necesitan receta. Recuerda que si compras las medicinas en tu destino, las dosis y posología podrían ser diferentes de las marcas a las que estás acostumbrado.

Es una buena práctica llevar una pulsera o un colgante que contenga tus detalles médicos para informar a otros en el caso de que necesites ayuda urgente. Tu médico puede darte las pautas  a la hora de escribirla.

  • SEGURO

Aunque los seguros de viaje son importantes para las personas de cualquier edad, se convierten en indispensables a medida que vamos cumpliendo años, cuando aumenta el riesgo de enfermar, caernos o hacernos daños, o necesitar medicación extra por circunstancias como retrasos o cambios de fecha. No hay nada peor que encontrarte en un lugar extraño en una situación de necesidad y sin saber si estás o no cubierto así que verifica que contratas el seguro correcto y, lo más importante, confirma su cobertura para cualquier problema que pudiera derivarse de alguna enfermedad que ya padeces estando lejos de casa.

Encuentra información sobre las instalaciones y servicios médicos en las áreas que vas a visitar.

En el trayecto

  • EQUIPAJE

Lleva en tu equipaje de mano todo lo que puedes necesitar en el trayecto. Incluye un kit con las medicians que utilices de manera regular (calmantes, antiácidos, etc.) y unas gafas extra. Y considera llevar un organizador puesto que viajar significa salir de la rutina y hace que corramos el riesgo de olvidarnos de tomar la medicación.





  • SÍNDROME DE LA CLASE TURISTA

Las enfermedades coronarias, la obesidad o el estar sentado y quieto durante un largo período de tiempo son factores de riesgo de coagulación de la sangre en las venas de las piernas (DVT). Algunos investigadores creen que los viajes largos pueden ser un factor de riesgo en las personas susceptibles. Consulta a tu médico antes de viajar, podría recomendarte tomar media aspirina o utilizar calcetines elásticos en el trayecto.

En cualquier caso, conviene llevar ropa suelta, no fumar, evitar las bebidas con alcohol y beber abundantemente para prevenir la deshidratación. Evita sentarte con las piernas cruzadas y realiza ejercicios de estiramiento de pies y piernas mientras estás sentado y date una vuelta por el pasillo cuando sea posible.

Durante la estancia

Permítete descansar uno o dos días para reponerte del jet lag (los efectos pueden ser menores si vuelas al oeste en lugar de al este). Si tienes la más mínima duda, bebe agua embotellada y para reducir  el riesgo de intoxicación, evita la comida de los buffets, el marisco, las carnes poco hechas, la fruta pelada y la verdura cruda. Tampoco compres comida en los puestos callejeros.

La diarrea del viajero puede reducir elefecto de tus medicamentos por lo que deberías consultar con un doctor si sufres de ella más de un día.

Evita un circuito plagado de visitas, deja sitio para el descanso, especialmente si tu destino es un lugar cálido. Y no andes descalzo.


¿No crees que las agencias de viajes deben incluir una gestión específica para los senior, anticipándose a todas las necesidades que podrían surgir en nuestros viajes ?

¿No crees que la manera de viajar cambia irremediablemente a medida que cumplimos años?

Entrevista de trabajo: 8 claves para candidatos senior

Entrevista de trabajo: 8 claves para candidatos senior

Prepárate para hacer una buena entrevista de trabajo y contrarrestar los estereotipos basados en la edad.

La competición para conseguir un trabajo es brutal, especialmente cuando te enfrentas a entrevistadores para los que tu edad podría ser un obstáculo. No es sólo la presunción de que el candidato es “demasiado mayor” lo que preocupa a las compañías. La verdadera preocupación viene de asumir (a menudo erróneamente) que algunas cualidades críticas de los empleados de más edad no llegarán al nivel óptimo y esto impactará en el desarrollo de su trabajo.

Estar bien equipado consiste en tener recursos que te capacitan para enfrentarte con éxito a los retos que se presentan en tu vida y uno de los más importantes es lograr pasar con éxito la entrevista que te permita hacer tuyo el trabajo por el que estás luchando.

 A continuación te ofrecemos algunas claves que podrían ayudarte a realizar una buena entrevista de trabajo y podrían colocarte en el pódium del ganador.

PRIMERA IMPRESIÓN:

Es importante que consideres seriamente que, en una entrevista de trabajo la primera impresión condiciona y marca el resto de la conversación que, en la mayoría de las ocasiones, el entrevistador sólo utiliza para tratar de confirmar esa primera intuición o corazonada. Puede que lo encuentres justo o no pero es lo que suele ocurrir y conviene que lo sepas y estés preparado.

EMPATIZA LA INNOVACIÓN:

En la mayoría de las ocasiones, los candidatos senior tenemos que enfrentarnos a importantes estereotipos tales como que nos resistimos al cambio o que no somos capaces de manejarnos con la tecnología. Una buena estrategia para conducirnos ante personas que están condicionadas por estas imágenes es hablar acerca de cualquier idea creativa que pusiste en práctica en empleos anteriores y que consiguió una mejor reputación para tu jefe o alguna mejora en la eficiencia de la organización. Ofrece en la entrevista algún ejemplo de algún proyecto donde te manejaste de una forma diferente a la que era habitual y cuyos resultados fueron más efectivos. Tampoco está de más que hables de las clases de informática que estás tomando mientras buscas trabajo o cualquier otra vía que hayas utilizado para mantener al día tus habilidades durante tu trayectoria profesional.

DESCRIBETE ADECUADAMENTE:

Identifica aquellas características que posees y que responden al estereotipo de la gente más joven y céntrate en ellas. No enfatices que eres considerado o respetuoso. Los entrevistadores se suelen decantar por los individuos con las personalidades más jóvenes.

ARTICULA TU ENTUSIASMO:

Prepárate para contestar por qué quieres trabajar para esa empresa. Los entrevistadores están especialmente intrigados sobre los motivos que atraen al potencial candidato y hacen especial hincapié con preguntas inteligentes que les permitan saber tu posición y tu percepción sobre la firma.

DEMUESTRA TUS HABILIDADES DE COMUNICACIÓN:

Tus habilidades de comunicación están a la vista durante la entrevista de trabajo. Una de las cosas que se tienen en cuenta a la hora de una nueva contratación es la habilidad de trabajar bien con otras personas y una de las preguntas más comunes es cómo delegarías las responsabilidades si trabajases en un proyecto con un equipo. Asegurate de dejar claro que tus habilidades son buenas tanto con la gente con la que trabajas como con los clientes o proveedores.

APORTA EJEMPLOS:

No digas simplemente que eres bueno resolviendo problemas. Describe un escenario donde tuviste éxito resolviendo alguno. A los entrevistadores les suele interesar el modo en el que candidatos se han enfrentado a contratiempos y dificultades en el pasado y cuál fue el resultado. En muchas ocasiones, buscan ejemplos de problemas o proyectos para ver cómo se manejaron para resoler necesidades y preocupaciones de los clientes.

Otra pregunta para la que debes estar preparado es “Da un ejemplo de alguna vez que hayas tenido que enfrentarte a un conflicto laboral motivado por el desacuerdo con un superior y cómo lo manejaste”.

SE UN MODELO:

Contratar a un candidato con experiencia implica que el entrevistador espera que comparta su conocimiento con sus colegas más jóvenes. Las empresas son cada vez más conscientes de que no pueden permitirse que se pierda conocimiento y esperan que los candidatos senior transfieran su saber y su experiencia dentro de la organización. Del mismo modo, esperan de ellos los mejores hábitos de trabajo en términos de compromiso, lealtad y atención. Enfatiza y asegúrate de dejar muy claro tu deseo de mentorizar durante la entrevista.

DEJA A UN LADO LA SALUD

No debes hablar de tu buena salud  porque podrías atraer un tema que no está en la mente del entrevistador. Si de alguna manera tienes un sólido record de asistencia al trabajo, podrías mencionar que apenas has faltado durante años.

A veces, mencionar hobbies como correr, esquiar, spinning, baile, etc durante un estado menos formal de la entrevista, pone de manifiesto tu vitalidad y tu alto nivel de energía.


¿No crees que los estereotipos están para romperlos y que la entrevista de trabajo te de la ocasión de hacerlo?

¿No te parece que tu propia visión de la edad condicionará irremediablemente la manera en que eres percibido en la entrevista de trabajo?

El miedo a la edad

El miedo a la edad

La edad trae inteligencia, experiencia, sabiduría y belleza. Entonces, ¿por qué nos da miedo?

España, reflejo de lo que ocurre en occidente, no es país para mayores. Desgraciadamente, esconder la cabeza y no enfrentarse al hecho de que los años pasan no va a funcionar siempre.

La incertidumbre sobre nuestras pensiones, las pocas opciones que, en todas las áreas, hoy tienen nuestros mayores y el escasísimo número de modelos a seguir después de una determinada edad nos hacen merecedores del perdón por creer que vivimos en un mundo donde nadie envejece.

El paso de los años trae consigo un manto de invisibilidad. Dejamos sentarse a un octogenario en el autobús o le colamos en la cola del supermercado pero ¿con qué frecuencia mantenemos una conversación con alguien con quien no estemos relacionados, que no pertenezca a nuestra familia? Y la triste realidad es que, en la mayoría de las ocasiones, nos movemos entre infantilizarles, comunicándonos con ellos como si fueran niños, o ignorarles. Pena en lugar de respeto.

Las estadísticas muestran que casi un tercio de las personas que tienen menos de 25 años no tiene ningún contacto con personas mayores de 65, aumentando con ello el abismo entre generaciones.


Pero, ¿de dónde viene esta extraordinaria aversión a la edad?

El problema es que a la mayoría de nosotros nos resulta imposible relacionarnos con estos hechos, incapaces de enfrentarnos a la realidad de que cada día estamos más cerca de nuestra propia vejez. No queremos pensar que lo que vemos en los demás será lo que, en algún momento, nos ocurra a nosotros mismos.

Podría ser que no estamos forzados a enfrentarnos a nuestro propio proceso porque las personas de más edad han desaparecido de nuestras vidas, hábilmente ignoradas por los medios de comunicación, inmersos en una cultura esclavizada por la juventud y por multitud de estereotipos. Aunque los Baby Boomers somos la gran mayoría, nadie lo diría viendo la escasa representación de individuos, especialmente mujeres, que se encuentran en la segunda mitad de la vida.

El bombardeo de anuncios con imágenes de adolescentes ingenuos vendiéndonos de todo, desde bebidas a desodorante, tiene inevitablemente un efecto en nuestra psique. A medida que vamos cumpliendo años, la inexorable marca del tiempo, nuestras arrugas y el gris de nuestro pelo, nos recuerda que vamos perdiendo poder.

La sociedad nos ha enseñado a no ver la sabiduría y la experiencia sino la debilidad y la fealdad. Por ello, cuando nos enfrentamos a la inevitable realidad de la edad en el espejo, no reaccionamos bien. Y la consecuencia es que “Oh, no aparentas la edad que tienes” se convierte en el mayor halago y de ahí el aumento de personas que se someten a todo tipo de cirugías para parecer más jóvenes. La edad se trata como una enfermedad que ha de ser erradicada. Nuestra aversión a la edad es tan intrínseca que parece que estamos programados para que la edad sea la primera característica con la que definimos a las personas.


Desde luego, la edad nos recuerda el inevitable hecho de la muerte, tanto la nuestra como la de las personas a las que más amamos. Tenemos miedo a ser débiles y dependientes, a la enfermedad, a perder la cabeza o la movilidad y un enorme terror a convertirnos en una carga para nuestra familia y amigos.

La ironía es que parece que los estudios demuestran que aquellos que tienen una imagen positiva de la edad son realmente los que mantienen una mejor salud física y psíquica más tiempo.  Es importante recordar que estamos hechos para envejecer y la belleza de vivir nos acompaña al atravesar cada período del proceso.


¿No crees que nuestra aversión a cumplir años es producto de nuestra sociedad y está condicionada por la ausencia de ejemplos y representación que, a partir de una determinada edad, tenemos en los medios de comunicación?

¿No crees que tenemos miedo al paso del tiempo en nuestras vidas porque nos condiciona nuestra propia percepción y nuestra inacción ante los problemas de las personas de más edad?

Casas “age-friendly” para los Baby Boomers.

Casas “age-friendly” para los Baby Boomers.

Adaptar nuestras casas para seguir viviendo en ellas será la tendencia en vivienda de una gran parte de Baby boomers

Los senior hemos visto y estamos hoy viendo la inmensa lucha que están batallando nuestros padres por mantener su independencia y continuar viviendo en sus propias casas y esta visión nos está haciendo conscientes de los resultados de la falta de planificación en este sentido.

Parece que la tendencia en nuestra generación es continuar viviendo en nuestras casas a medida que vamos cumpliendo años. Mantener nuestro hogar y vivir en el entorno en el que hemos pasado tanto tiempo, el lugar donde hemos cultivado un gran número de relaciones y en el que nos sentimos cómodos y conocemos bien es uno de los mayores deseos de los Baby Boomers.

Pero la realidad es que poco a poco nos vamos haciendo conscientes de que nuestros deseos entran en conflicto con la escasez de recursos de muchas casas para acomodar a las personas de más edad, especialmente para una generación que ha cambiado de estilo de vida, abandonando las pequeñas casas en el casco urbano en beneficio de viviendas más grandes, como adosados y chalets, alrededor de las ciudades.


La oleada de jubilaciones que se producirá entre los baby boomers en los próximos años tendrá un fuerte impacto sobre el mercado inmobiliario ya que sólo una minoría de las casas que hoy ocupamos dispone de la infraestructura necesaria para dar respuesta a las necesidades que conlleva la edad, hecho que desencadenará un importante crecimiento de todos los negocios vinculados con las reformas.

Evitar las soluciones improvisadas o gastar todos nuestros ahorros en personal que nos ayude a deambular por nuestro domicilio pasa por adelantarnos al futuro y observar si nuestros hogares cumplen los requisitos mínimos que nos permitirán seguir viviendo en ellos.

Hay algunos importantes requisitos de “diseño universal” que hemos de tener cuenta al considerar si nuestros hogares son realmente “age-friendly”. Pensar en ellos nos permitirá anticiparnos y realizar los cambios necesarios antes de que nuestras necesidades se conviertan en un problema y nos lleven a tomar decisiones precipitadas:

  • Evitar escaleras en los portales o entradas a la vivienda (rampas).
  • Eliminar la necesidad de usar escaleras en el interior (una sola planta).
  • Interruptores y enchufes accesibles a cualquier altura.
  • Recibidores y puertas con anchura suficiente para andadores y sillas de ruedas.
  • Suelos no deslizantes para evitar el riesgo de caídas que aumenta con la edad.
  • Intenta que haya encimeras a distintas alturas. Esto te permitiría sentarte mientras cocinas.
  • Aumenta la cantidad de luz, tanto el área de trabajo como en el resto de la casa.
  • Asegúrate de que los inodoros están  a la altura correcta.  La altura correcta va de 17 a 19  pulgadas desde el suelo. Unas pocas pulgadas extra pueden ayudar a reducir la tensión en la espalda y en las rodillas al sentarse y levantarse.
  • Pon barandillas en la ducha si estás renovando los baños o, al menos, considera dónde las pondrás en el caso de que sea necesario.
  • Si puedes permitírtelo, instala control remoto para las persianas y cortinas, así como para las luces.
  • Deja espacio para que las puertas puedan abrirse completamente ya que facilitará el paso y su apertura será más cómoda.
  • Asegúrate de que la ducha es accesible.











Tanto si nos planteamos comprar una casa, como construirla o continuar viviendo en la que hoy habitamos, es importante pensar que “EL DISEÑO SI IMPORTA” y que las cosas se hacen para y por algo.  Y nuestras decisiones han de tener sentido, no sólo para el presente sino también para el futuro que poco a poco va asomándose a la puerta.

Si nuestra idea es permanecer en nuestro hogar hasta el final de nuestra vida, es el momento de pensar en cómo lograremos hacerlo posible y de planificar los cambios que lograrán que nos siga proporcionando el confort que nos ha venido proporcionando hasta este momento.


¿Crees que podrás seguir viviendo en tu casa sin necesidad de adaptarla, es decir, piensas que tu casa ya es “age-friendly”?

¿Parece que la intención de la inmensa mayoría de los Baby Boomers es continuar viviendo en nuestras casas hasta el final de nuestra vida, piensas que deberían impulsarse otras opciones que fueran igualmente atractivas?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest