Comunicación intergeneracional en el lugar de trabajo

Comunicación intergeneracional en el lugar de trabajo

La comunicación intergeneracional es un puente que amortigua las diferencias entre los individuos y mejora el rendimiento de las organizaciones.

La ausencia de una buena comunicación intergeneracional da lugar a importantes grietas que perjudican las relaciones familiares y sociales y que son más pronunciadas en el lugar de trabajo donde pueden afectar la productividad y la moral.

Son tres las generaciones que conviven en el entorno laboral en estos momentos y sus diferencias representan un nuevo aspecto de la diversidad del lugar de trabajo. Querer alterar cualquiera de las conductas típicas de cada una es un error.

El reto, tanto para las compañías como para los individuos, es fomentar la comunicación intergeneracional y explotar las capacidades de cada grupo de edad disminuyendo, en paralelo, los puntos de fricción entre ellos. En un mundo ideal, los miembros de una generación aprenderían del resto de los miembros.

Parece que una buena parte de la respuesta está en aprender cúal es la mejor manera de acercarse a los demás.  Saber a que generación pertenece un individuo es una información muy útil que, lejos de servir para encasillarle, nos da pistas que nos permiten entenderle mejor y conectar con él.

Aprendemos a comunicarnos cuando somos  jóvenes y conocer la forma en la que un individuo prefiere relacionarse nos facilita el acercamiento y la posibilidad de extraer su máximo valor, especialmente en el entorno laboral.

La comunicación intergeneracional mejora los vínculos en las organizaciones pero para que tenga éxito es esencial conocer algunas características generales de cada una de las generaciones que conviven. Sólo así podremos ir después más allá y conectar como individuos.

 

Una mirada al interior de las distintas generaciones:

Aunque las generaciones se definen en base a los años y la geografía, lo que realmente las distingue y da forma son los acontecimientos y tendencias que compartieron sus individuos (estructura de la familia, tecnología, acontecimientos importantes, etc). Algunos expertos afirman que basarte en estos hechos permite ver la consistencia y  predecir el comportamiento.

Gen Y (Millennials)

Nativos digitales. En el entorno laboral, es la generación más joven. Los integrantes de este grupo tienen entre 16 y 25 años y una de las experiencias que define su época es el multiculturalismo, la tecnología y los nuevos tipos de violencia (terrorismo).

Criticado como grupo con pobres habilidades de comunicación, puede que no se les de bien hablar por teléfono, hacer presentaciones o incluso el contacto visual pero son la generación más comunicativa. La diferencia es que lo hacen de una manera menos formal, a través de los mensajes o las redes sociales.

 Son una generación visual, constantemente conectada y colaborativa, digital y socialmente y, aunque muchas veces les acusan de tener poco interés en la historia, la realidad es que su inspiración es vintage y en el terreno profesional ansían tener mentores y aprender de los que les preceden.

Gen-X

La generación que siguió al Baby Boom experimentó el desencanto producto de un montón de promesas rotas como los escándalos financieros, la burbuja inmobiliaria, el paro,  el elevado número de hogares monoparentales o el sida.

Tachados de desconfiados, son expertos en tecnología aunque no han crecido con ella. Amantes de los email ya empiezan a comunicarse como la Generación Y.  Son más directos que los Boomers y menos impulsivos que los Y.  Son independientes, con grandes expectativas, escépticos y pragmáticos.

Baby Boomers

Aprendieron la tecnología en el trabajo. Les define la transición a la democracia y haber disfrutado de una época de prosperidad. A veces se les tacha de juzgar y evaluar a otros basándose en una métrica pasada de moda. Mientras que un Y espera hablar a un CEO el primer día de trabajo, los Boomer tienden a abrazar las normas, los procedimientos y la cadena de mando. Esperan una comunicación más formal y les gusta ser tratados de un modo también formal.

Están más cómodos en la comunicación “cara a cara” y son los mejores en llegar a consensos a través de la conversación. Se sienten un poco decepcionados cuando reciben tweets y no largos email como respuesta por parte de los Y o X.

Promoviendo la comunicación intergeneracional

El primer paso para construir puentes es ayudar a que nos entendamos unos a otros. La llave está en reconocer que cada individuo tiene diferentes habilidades de comunicación y que estas diferencias aportan valor y fortalecen a las compañías.

Comprender que cada generación demanda diferentes estrategias nos permite ser más conscientes de nuestras propias limitaciones, empatizar mejor con nuestros colegas y  realizar los movimientos adecuados a la hora de relacionarnos con ellos en el entorno laboral.



¿Crees que la comunicación intergeneracional está presente en tu lugar de trabajo y que favorece el funcionamiento de la empresa o por el contrario  piensas que es un asunto de segundo orden?

¿No crees que la causa más importante de la distancia entre generaciones es una mala comunicación intergeneracional?

 

 

Siete de las muchas ventajas de contratar senior

Siete de las muchas ventajas de contratar senior

Más que intentar reinventar la rueda, las empresas se apuntan a la tendencia de contratar senior para contar con su experiencia, ver lo que ellos intentaron y mejorarlo.

Los Baby Boomers estamos terminando con el mito de que los trabajadores de edad son caros y están anticuados. Contratar senior es contar con personal leal, competente y  muy efectivo a la hora de manejar y formar equipos.

Con toda la energía de la juventud pero mucha más experiencia, las compañías empiezan a contratar senior y,  lejos de hacerlo en un acto de solidaridad, estas incorporaciones son un movimiento estratégico, un “gana-gana” tanto para el empresario como para el trabajador.

Los trabajadores son necesarios en cualquier empresa, pero para crecer saludablemente, los negocios demandan personas a las que acompañen cualidades como honestidad, responsabilidad, confiabilidad, capacidad de organización y madurez.

¿Es pedir demasiado?

No, la respuesta es contratar senior.

7 de las más importantes ventajas al contratar senior

LOS SENIOR ESTÁN “DE MODA”

Contratar senior aporta a la empresa un valor intangible. Contar con los nuevos senior empieza a ser una práctica común para las organizaciones que se niegan a prescindir del talento de una generación y de la apuesta segura que significa tenerlos en su plantilla. Las últimas cifras demuestran que se han convertido en los protagonistas del empleo en este año que termina.

EXPERIENCIA:

Las compañías consideran que la mayor ventaja que acompaña a los senior es la experiencia, un beneficio obvio que es seguido muy de cerca por la madurez, la profesionalidad y una mayor ética del trabajo.

Aunque algunos empresarios están legítimamente preocupados por el retraso que en ocasiones sufren los senior en tecnología, existe una conciencia cada vez mayor de que este retraso termina fácilmente con un poco de formación y, sin embargo, no existen suficientes cursos de formación  ni training que puedan dar a un trabajador más joven la sabiduría lograda estando 20 ó 30 años “sobre el terreno”.

AHORRAN DE DINERO A LA EMPRESA

Aunque en un primer momento podría parecer que contratar senior es caro para un empresa, especialmente si es es pequeña, los senior tienen el potencial de ahorrar dinero a las compañías a largo plazo.

Con la edad se adquiere la capacidad de “sacudirse el polvo” y ser efectivo inmediatamente después de haber caído “dándose de bruces contra el suelo”.

Contratar senior es contar con personas más críticas que pueden ayudar en la toma rápida de decisiones correctas. En muchas ocasiones son capaces de identificar dónde deberían realizarse cambios dentro de las organizaciones y como éstas podrían mejorar.

Del mismo modo juegan un papel fundamental al aportar habilidades y convertirse en mentores y maestros de los colegas más jóvenes en el lugar de trabajo.


EFICIENCIA Y CONFIANZA EN SI MISMOS:

Posiblemente y como resultado de toda su experiencia, suelen tener más confianza en si mismos que sus colegas más jóvenes y esto es esencial en negocios que requieren CEO´s y ejecutivos convincentes y con iniciativa y en muchos casos con la finura suficiente como para llevar a cabo determinados trabajos que encajan mejor con la posesión de la mezcla de seguridad y experiencia que solo se da con la edad.

ESTABILIDAD:

Las compañías invierten tiempo y dinero tanto en la selección de personal como en la contratación y formación de trabajadores que tras unos meses deciden que no quieren seguir en la empresa porque creen que merecen o han encontrado algo mejor.

¿Dónde puede realmente una empresa encontrar trabajadores que no tengan planes para marcharse o ascender a cualquier precio y que se dediquen y estén orgullosos de su trabajo?  La respuesta está en contratar senior.

EXCELENTES COMUNICADORES:

Los senior brillan especialmente en el desempeño de cualquier trabajo relacionado con la atención al cliente y algunas empresas están comenzando a buscar en este grupo a sus candidatos para estos puestos ya que “puedes contar con ellos” y  su madurez a la hora de relacionarse y tomar decisiones difícilmente se encuentra en personas más jóvenes.

INTEGRIDAD Y LEALTAD:

Los senior son casi siempre leales y esto es rigurosamente cierto en aquellos que, por sus circunstancias particulares, están agradecidos por el trabajo. En general, los senior aprecian mas su  ocupación y no se encuentran en medio del conflicto de tener que dividir su tiempo entre la vida laboral y las necesidades de su familia. Sus hijos son mayores y la vida familiar reclama menos tiempo y energía lo que hace posible que estén más centrados en el trabajo.


¿No crees que somos los propios senior quienes también deberíamos concienciarnos de nuestro potencial y ponernos en valor?

¿Crees que la contratación senior va en contra de la contratación de gente más joven o que por el contrario contribuye a mejorar el rendimiento y por tanto la creación de más empleo?

Trabajar: Legítima exigencia de la Segunda Edad

Trabajar: Legítima exigencia de la Segunda Edad

La opción a trabajar como derecho

La necesidad de adaptar el mercado laboral es una de la más importantes demandas de los Senior Bumers

La opción a trabajar como remedio a dos grandes peligros en la Segunda Mitad de nuestra vida:

Precariedad económica y pasividad/aislamiento

Trabajar será la única manera de mantener la independencia, económica y emocional, para la inmensa mayoría de Senior Bumers. 


           La sociedad ha de adaptarse a la realidad de la Segunda Edad y, desde todos los ámbitos, generar vías que permitan, impulsen y fomenten la participación activa de los individuos hasta el momento en el que se produzca el retiro real.


         Las personas han de contar con opciones que las permitan continuar trabajando, con o sin remuneración, y contribuir de forma activa a la sociedad. Sólo contando con estas opciones será posible planificar, en función de nuestras circunstancias personales,  el mejor modo de vivir desde este momento.


        Lo deseable sería que el impulso de permanecer activos partiese de las inquietudes personales y respondiese a un deseo individual pero no podemos obviar que, en muchos casos, permanecer activo y percibir algún tipo de remuneración por el trabajo será la única manera de evitar la precariedad económica.


         La realidad con la que nos enfrentamos los Senior Bumers a la hora de planificar nuestro futuro es que el actual sistema de pensiones no podrá garantizarnos una óptima calidad de vida y que, excepto para los más afortunados, la jubilación será el comienzo de un larguísimo período de escasez de no producirse ningún cambio.



          La posibilidad de una jubilación flexible, el impulso y fomento de los trabajos a tiempo parcial y las facilidades para la puesta en marcha del empleo autónomo  son, entre otras,  importantes vías que pueden paliar los efectos del cambio demográfico y de sus consecuencias económicas.


          El derecho a permanecer en el mercado laboral no sólo se justifica con  razones económicas. La inquietud por participar activamente en el mundo, y compartir con la sociedad las enormes reservas de experiencia y conocimiento que se acumulan en la Segunda Edad, es motivo suficiente para poner en marcha estrategias que no condenen a la pasividad de manera unilateral a los individuos.  


¿Piensas que el mercado laboral debería incorporar puestos de trabajo específicos para las personas de la Segunda Edad?

¿Crees que tus circunstancias te llevarán a buscar a un puesto de trabajo después de los 65 años?

El espinoso tema del trabajo remunerado

El espinoso tema del trabajo remunerado

Trabajo remunerado: Garantía de independencia económica

Fuerte motivo de conflicto

La necesidad de independencia económica

La independencia económica como vía de acercamiento entre generaciones

          Posiblemente, el tema más escabroso a la hora de abordar la Segunda Edad sea el relativo al trabajo remunerado.


Las actuales circunstancias, con un elevado índice de paro entre la población activa más joven, ejercen una influencia que impulsa a la salida del mercado laboral de las personas de más edad, aunque algunas políticas recientes están tratando de paliar esta tendencia.


Las temibles consecuencias de este hecho, en apariencia beneficioso para los más jóvenes, recaerán sobre este mismo grupo que habrá de soportar la enorme presión de verse obligados a mantener a un gran número de Senior Bumers improductivo.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest