Dicen que la Navidad es el momento más bonito del año. Pero, ¿no es el más estresante?

A medida que van pasando los años, las reuniones familiares pueden dar lugar a disputas en las que aumenta el número de “bandos” y miembros implicados. Evitar las peleas navideñas y conseguir llegar al 8 de enero en perfecta armonía puede llegar a ser todo un reto. El deseo de que la Navidad transcurra de una manera agradable y reconfortante está en la mente de todos y suele ser una de nuestras prioridades pero, ¿no es verdad que es precisamente uno de los momentos de mayor tensión?

Las visitas, las compras y gastos extra, la cocina, los viajes, etc. hacen que la navidad sea una temporada muy estresante. La alegre reunión familiar puede darse la vuelta rápidamente y de pronto convertirse en el desagradable escenario de una discusión con intercambio de hirientes frases entre esposos, cuñados, hermanos y otros miembros de la familia, especialmente cuando ya existe una tensión subyacente. A veces, las peleas navideñas desatan lo peor de nuestro comportamiento llevándonos a revivir antiguos agravios y a interactuar de un modo increíblemente improductivo.

Adelantarnos a las fiestas es una buena manera de prevenir los conflictos y evitar la escalada en las discusiones. Pensemos en 5 de los venenos más utilizados y comunes -de los que conviene alejarse- en el fragor de la batalla:

1.Dar por hecho:

No hay nada más molesto que alguien asumiendo que tiene un conocimiento superior. Que te digan cómo te sientes o lo que deberías hacer o sentir puede hervirte la sangre.

Evita comentarios como “te estás pasando” ó “necesitas escuchar” y recuerda que puede haber muchas interpretaciones ante el comportamiento de alguien. Si eres tú el objetivo de las frases, trata de ser generoso y considera qué es lo que realmente podría estar afectando a la persona y que se encuentra por detrás de sus palabras.

2. Generalizar:

Usar palabras como “siempre, nunca, nada, todos o típico” suele contener generalizaciones pero en la vida, hay excepciones para todo.

Para evitar peleas navideñas, intenta comportarte como si estuvieras ante un juez al que sólo interesa el hecho en cuestión y no las convicciones previas. Quédate con los detalles y no intentes meter nada en el saco de situaciones similares. Si eres tú la víctima de la generalización, reconoce que son una simple expresión de la rabia y no dejes que te afecten. Trata de calmar la conversación volviendo a los detalles de ese particular hecho.

3.Atacar:

Insultar, meterte con el carácter o difamar son algunas de las formas más comunes de veneno. Atacar la identidad de alguien es pegar duro. Tanto si el ataque es directo (“Eres tonto”) como si es sútil (“se podría hacer mejor”) estos ataques son profundamente hirientes.

Si te ves a ti mismo etiquetando a algún miembro de tu familia, trata de redefinir sus características buscando el lado positivo y recuerda que los juicios sobre el carácter de las personas son siempre subjetivos así que intenta fortalecer tus relaciones prestando atención al lado brillante. Si eres tú la víctima del etiquetado, recuerda que en el “fragor de la batalla” todos decimos cosas que no sentimos y que, a menudo, cuando vemos el fallo en alguien es porque también lo vemos en nosotros mismos. Una buena estrategia para evitar las peleas navideñas es imaginar que se están describiendo a sí mismos en esos momentos y tratar de sentir compasión, no ira.

4.Ponerse a la defensiva:

Es humano que nos protejamos cuando nos atacan. Pero ir a la defensiva puede llevarnos a un berrinche permanente.

Olvida el juego de la culpar a alguien y si sientes que te estás poniendo a la defensiva (te puedes dar cuenta porque estás constantemente utilizando la palabra “yo”) da un paso atrás y pon tu atención en otra cosa. Si eres tú el que parece poner a otra persona a la defensiva, intenta no usar la palabra “tú”. En este caso sí conviene usar la palabra “yo” para hacerte dueño de la opinión y no rivalizar. En todo caso, para evitar las peleas navideñas, procura que los argumentos sean positivos y si la discusión está muy “caliente”, lo mejor para enfriar las cosas es mantener la calma y empatizar con la otra persona.

5.Rechazar:

Hay dos palabras que aceleran las discusiones: “no” y “pero”. Ni siquiera se tienen que verbalizar, basta con una mirada o un asomo de desprecio en una sonrisa para causar el daño. Estas palabras y gestos asesinan la conversación y rechazan el punto de vista de la otra persona.

Haz un esfuerzo y trata de no utilizar la palabra “no”. ¿La alternativa?: Usa estas palabras “si…y”. Este cambio en el lenguaje te obligará a ser más constructivo. En lugar de rechazar la idea de la otra persona completamente, reconoces lo bueno de su punto de vista y después continúas con tus apreciaciones. Esto hace que el otro se sienta escuchado y tú demostrarás que estás abierto a una solución. Tanto si eres víctima como verdugo, el antídoto que evita las peleas navideñas causado por el veneno del rechazo consiste en hacer preguntas y ofrecer sinceras sugerencias para que la conversación continúe.

El conocimiento de estos “venenos para las relaciones” y de sus antídotos puede facilitarte algunas acciones hacia un cambio positivo y, sobre todo, puede hacer que tus relaciones no pasen de “estar calientes” a “ arder en llamas” en plenas navidades, con el mensaje de PAZ y AMOR sonando como música de fondo.



¿Crees que los años te enseñan a controlar mejor tus emociones y que las peleas navideñas han disminuido o piensas, por el contrario, que cada vez te resulta más difícil sobrellevar la situación?

¿No crees que una de las cosas que hacen difícil “llevar” la Navidad son las peleas navideñas en las reuniones familiares?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

senior bumers

Suscríbete

Recibirás nuestras Newsletters y últimas noticias

You have Successfully Subscribed!