La comunicación intergeneracional es un puente que amortigua las diferencias entre los individuos y mejora el rendimiento de las organizaciones.

La ausencia de una buena comunicación intergeneracional da lugar a importantes grietas que perjudican las relaciones familiares y sociales y que son más pronunciadas en el lugar de trabajo donde pueden afectar la productividad y la moral.

Son tres las generaciones que conviven en el entorno laboral en estos momentos y sus diferencias representan un nuevo aspecto de la diversidad del lugar de trabajo. Querer alterar cualquiera de las conductas típicas de cada una es un error.

El reto, tanto para las compañías como para los individuos, es fomentar la comunicación intergeneracional y explotar las capacidades de cada grupo de edad disminuyendo, en paralelo, los puntos de fricción entre ellos. En un mundo ideal, los miembros de una generación aprenderían del resto de los miembros.

Parece que una buena parte de la respuesta está en aprender cúal es la mejor manera de acercarse a los demás.  Saber a que generación pertenece un individuo es una información muy útil que, lejos de servir para encasillarle, nos da pistas que nos permiten entenderle mejor y conectar con él.

Aprendemos a comunicarnos cuando somos  jóvenes y conocer la forma en la que un individuo prefiere relacionarse nos facilita el acercamiento y la posibilidad de extraer su máximo valor, especialmente en el entorno laboral.

La comunicación intergeneracional mejora los vínculos en las organizaciones pero para que tenga éxito es esencial conocer algunas características generales de cada una de las generaciones que conviven. Sólo así podremos ir después más allá y conectar como individuos.

 

Una mirada al interior de las distintas generaciones:

Aunque las generaciones se definen en base a los años y la geografía, lo que realmente las distingue y da forma son los acontecimientos y tendencias que compartieron sus individuos (estructura de la familia, tecnología, acontecimientos importantes, etc). Algunos expertos afirman que basarte en estos hechos permite ver la consistencia y  predecir el comportamiento.

Gen Y (Millennials)

Nativos digitales. En el entorno laboral, es la generación más joven. Los integrantes de este grupo tienen entre 16 y 25 años y una de las experiencias que define su época es el multiculturalismo, la tecnología y los nuevos tipos de violencia (terrorismo).

Criticado como grupo con pobres habilidades de comunicación, puede que no se les de bien hablar por teléfono, hacer presentaciones o incluso el contacto visual pero son la generación más comunicativa. La diferencia es que lo hacen de una manera menos formal, a través de los mensajes o las redes sociales.

 Son una generación visual, constantemente conectada y colaborativa, digital y socialmente y, aunque muchas veces les acusan de tener poco interés en la historia, la realidad es que su inspiración es vintage y en el terreno profesional ansían tener mentores y aprender de los que les preceden.

Gen-X

La generación que siguió al Baby Boom experimentó el desencanto producto de un montón de promesas rotas como los escándalos financieros, la burbuja inmobiliaria, el paro,  el elevado número de hogares monoparentales o el sida.

Tachados de desconfiados, son expertos en tecnología aunque no han crecido con ella. Amantes de los email ya empiezan a comunicarse como la Generación Y.  Son más directos que los Boomers y menos impulsivos que los Y.  Son independientes, con grandes expectativas, escépticos y pragmáticos.

Baby Boomers

Aprendieron la tecnología en el trabajo. Les define la transición a la democracia y haber disfrutado de una época de prosperidad. A veces se les tacha de juzgar y evaluar a otros basándose en una métrica pasada de moda. Mientras que un Y espera hablar a un CEO el primer día de trabajo, los Boomer tienden a abrazar las normas, los procedimientos y la cadena de mando. Esperan una comunicación más formal y les gusta ser tratados de un modo también formal.

Están más cómodos en la comunicación “cara a cara” y son los mejores en llegar a consensos a través de la conversación. Se sienten un poco decepcionados cuando reciben tweets y no largos email como respuesta por parte de los Y o X.

Promoviendo la comunicación intergeneracional

El primer paso para construir puentes es ayudar a que nos entendamos unos a otros. La llave está en reconocer que cada individuo tiene diferentes habilidades de comunicación y que estas diferencias aportan valor y fortalecen a las compañías.

Comprender que cada generación demanda diferentes estrategias nos permite ser más conscientes de nuestras propias limitaciones, empatizar mejor con nuestros colegas y  realizar los movimientos adecuados a la hora de relacionarnos con ellos en el entorno laboral.



¿Crees que la comunicación intergeneracional está presente en tu lugar de trabajo y que favorece el funcionamiento de la empresa o por el contrario  piensas que es un asunto de segundo orden?

¿No crees que la causa más importante de la distancia entre generaciones es una mala comunicación intergeneracional?

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

senior bumers

Suscríbete

Recibirás nuestras Newsletters y últimas noticias

You have Successfully Subscribed!