En ESPAÑA, el BECARIO encaja mejor en la CIENCIA FICCIÓN que en la comedia

Robert De Niro, un becario guapo, rico y con mucha suerte.

Esta comedia que despierta simpatía y ternura encierra el enorme drama de la edad y el trabajo.

 

Cerca de los 50, con la entrada en la Segunda Edad, los individuos toman conciencia de su deseo por encontrar nuevos caminos llenos de significado a los que comprometerse y contribuir. El Becario se basa en el deseo individual de De Niro, un deseo que encuentra respuesta en el contexto corporativo, con una visión que nos recuerda que el futuro de los trabajadores de más edad no ha de ser una tragedia.

La realidad que representan Anne Hathaway y Robert De Niro, nuestro becario senior americano, está desgraciadamente muy alejada de la realidad que viven la mayoría de los Senior en España.

No hay nada gracioso en pertenecer a una generación, los Senior Bumers, pioneros de una nueva fase de la vida, en un entorno laboral que penaliza los años y está plagado de EDADISMO.

Aunque algunas organizaciones están comenzando a integrar estrategias que dan salida al talento senior creando nuevos caminos profesionales, son muy pocas las compañías que ponen en valor las relaciones inter-generacionales y se benefician de las habilidades de los veteranos. Muy pocas sociedades consideran en estos momentos la creación de puestos de trabajo que identifiquen los roles y características de los Senior.


El “¿y ahora qué…?” de muchos senior no encuentra una respuesta tan fácil como la encontrada por De Niro, el becario senior americano de la película a quien la suerte sonríe con tan sólo responder a un anuncio. En el mundo real, encontrar un opción laboral con sentido a partir de los 50 nos exige hacer una recuento exhaustivo de nuestros recursos y necesidades económicas, intelectuales y sociales y partir de ellas para elegir un camino.  Esta elección nos permitirá elaborar una estrategia que se construya sobre nuestra red de contactos, fortalezas, experiencias y objetivos.

Hay muchas historias de Seniors persiguiendo su  “¿y ahora qué…?“. Algunos han tenido un enorme éxito. Para otros, es un viaje largo, agotador y duro . El Becario no nos habla de esta búsqueda de empleo pero nos ofrece una visión clara del poder de las relaciones inter-generacionales en los lugares de trabajo y nos señala el error que supone para las organizaciones no contar con el talento de los Bumers entre sus activos.

En cualquier caso, El Becario nos recuerda que los tiempos están cambiando.


¿Te parece ser becario una opción válida en la Segunda Edad?

¿Crees que los organismos deberían promocionar el puesto de Becario Senior como alternativa o por el contrario piensas que habría que impulsar puestos diferentes y adaptados a las características del Senior?

¿Considerarías ser becario tras haber ocupado durante años un puesto de mayor responsabilidad?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

senior bumers

Suscríbete

Recibirás nuestras Newsletters y últimas noticias

You have Successfully Subscribed!