A veces lo mejor empieza en el medio.

¿Qué es lo que nos evita echarnos años encima a toda velocidad  en la segunda mitad de la vida?. ¿Qué nos proteje e impide que enfermemos de forma innecesaria?. ¿Qué es aquello que nos mantiene alejados de la amargura, dependencia, miedo, resentimiento, sarcasmo y soledad?: “LA PASIÓN”.

Y tú, ¿tienes una pasión?.  Si no la tienes, ¿cómo puedes identificar este deseo que todo lo consume y que según algunas importantes autoridades es la causa del aumento y progreso de la vitalidad en la segunda mitad de la vida?

A continuación puedes encontrar algunas reflexiones que podrían ayudarte:

EL TEST DEL PLACER

Conocido por algunos como el “TEST DEL TIEMPO VUELA”. ¿Realizas alguna actividad que te haga perder la noción del tiempo?  ¿Qué es eso que estás haciendo cuando en ocasiones miras el reloj y no puedes creer el tiempo que ha transcurrido sin que te dieras cuenta?  Algunos autores contestan: “La pasión es lo que te permite perderte en algo”.

¿Qué es lo que te da tanto placer que te distrae de todo lo demás?

Para algunas personas esta pregunta es muy difícil de responder. En muchas ocasiones hemos invertido la primera mitad de nuestra vida intentado sencillamente responder a las expectativas de los demás – padres, espos@, hijos o jefes-. La realidad es que ellos no tienen ni la menor idea de qué es lo que realmente nos produce placer.

Así que reflexiona y experimenta; ¿Cuáles eran los sueños y anhelos de tu juventud?  ¿Qué es eso que siempre has querido pero que siempre has tenido miedo de intentar? Y, ¿qué es lo que te frena?

EL TEST DE LA TRASCENDENCIA

Algunas personas piensan que la pasión de la segunda edad se encuentra en la realización de una actividad física, como montar en bicicleta, aprender a tocar un instrumento,  tirarse en paracaídas o escalar. Pero una verdadera pasión es más que eso: Trasciende nuestras actividades.

Lo que debemos preguntarnos es: ¿Por qué me tiro en paracaídas o quiero aprender a tocar un instrumento? Ahí es donde se encuentra nuestra verdadera pasión. Si eres capaz de responder a esta pregunta, serás capaz de identificarla y podrás ir tras ella, incluso si has perdido habilidad o has dejado pasar oportunidades para realizarla.

Una verdadera pasión debe trascender el mero placer personal. También ha de hacer algo por los demás. Debe hacer del mundo un sitio mejor.

María, escaladora y una excelente amiga suele comentar: “Adoro subir montañas, el campo y los paseos. El riesgo y la emoción cuando lo hago me produce un enorme placer pero, tras pensarlo durante algún tiempo me he dado cuenta de que no lo hago sólo por mi. Posiblemente la razón es que siempre he tenido que enfrentarme a la desilusión y he tenido que salvar numerosos obstáculos para alcanzar las metas que me proponía a lo largo de toda mi vida, creo que mi verdadera pasión es llevar esperanza a la gente, especialmente a aquellos que se sienten más desanimados y hacerles darse cuenta de las inmensas posibilidades que existen tras un poco de riesgo”.

Un músico podría tener la pasión de traer belleza y alegría al mundo, un escritor podría desear inspirar a otros, un ciclista podría amar la camaradería de los amigos que se hacen en estas rutas.

EL TEST DEL SIGNIFICADO.

Ross Goldstein dice que la pasión de la segunda mitad de la vida nos aportar energía y nos motiva. “Es la fuerza que nos impulsa y nos guía y alrededor de la que organizamos nuestras vidas”.

Este es probablemente el aspecto más práctico y útil de nuestra pasión. Identificar nuestra pasión en la Segunda Edad nos ayuda a tomar grandes decisiones y a encararlas.

¿Qué carrera deberíamos perseguir en la segunda mitad de nuestra vida? ¿Qué haremos con nuestro tiempo libre? ¿Dónde viviremos?

Todas estas preguntas se responden mucho mejor si buscamos las respuestas a la luz de nuestra pasión. ¿Qué carrera nos permite y hace más fácil seguir los deseos de nuestro corazón?, ¿cuál es el tipo de ocio que alimenta nuestro “fuego”?, ¿qué lugar es el que me facilita más la realización de mi sueño?.

Por todo ello, ¿tienes una pasión en la vida? Si no estás seguro, tómate tu tiempo y empieza a identificarla. Entonces, persíguela con todo tu corazón y experimenta la fortaleza de la Segunda Edad, una fortaleza desconocida en la juventud.

 


¿Conoces algún camino alternativo que te permita reconocer una verdadera pasión?

¿No crees que la realización de tu “pasión” se vuelve una de las prioridades en la Segunda Edad?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

senior bumers

Suscríbete

Recibirás nuestras Newsletters y últimas noticias

You have Successfully Subscribed!