Afrontar el reto de configurar nuestro futuro en una sociedad que no reconoce la Segunda Edad implica un esfuerzo de carácter personal.

Un tramo que parece haberse quedado sin barandilla

El esfuerzo personal de vivir una etapa a la que la sociedad no parece reconocer

Las dificultades que encontramos a la hora de encontrar alternativas que nos permitan el desarrollo y realización personales en base a nuestras inquietudes  llevan, en muchos casos y lamentablemente, a convertir la Segunda Edad en la entrada de un absurdo declive.


Es evidente que, el cambio demográfico y el creciente peso de los Senior Boomers en la sociedad impedirá pasar por alto esta realidad durante mucho más tiempo pero, mientras que los organismos públicos, los medios de comunicación y las distintas entidades que habrán de implicarse no lo hagan, el permanecer activo, evitar el aislamiento y retrasar la dependencia supone un esfuerzo personal que depende de la percepción que cada uno tiene de su propio valor y de su potencial para seguir siendo protagonista de su futuro.

 .


 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

senior bumers

Suscríbete

Recibirás nuestras Newsletters y últimas noticias

You have Successfully Subscribed!