La opción a trabajar como derecho

La necesidad de adaptar el mercado laboral es una de la más importantes demandas de los Senior Bumers

La opción a trabajar como remedio a dos grandes peligros en la Segunda Mitad de nuestra vida:

Precariedad económica y pasividad/aislamiento

Trabajar será la única manera de mantener la independencia, económica y emocional, para la inmensa mayoría de Senior Bumers. 


           La sociedad ha de adaptarse a la realidad de la Segunda Edad y, desde todos los ámbitos, generar vías que permitan, impulsen y fomenten la participación activa de los individuos hasta el momento en el que se produzca el retiro real.


         Las personas han de contar con opciones que las permitan continuar trabajando, con o sin remuneración, y contribuir de forma activa a la sociedad. Sólo contando con estas opciones será posible planificar, en función de nuestras circunstancias personales,  el mejor modo de vivir desde este momento.


        Lo deseable sería que el impulso de permanecer activos partiese de las inquietudes personales y respondiese a un deseo individual pero no podemos obviar que, en muchos casos, permanecer activo y percibir algún tipo de remuneración por el trabajo será la única manera de evitar la precariedad económica.


         La realidad con la que nos enfrentamos los Senior Bumers a la hora de planificar nuestro futuro es que el actual sistema de pensiones no podrá garantizarnos una óptima calidad de vida y que, excepto para los más afortunados, la jubilación será el comienzo de un larguísimo período de escasez de no producirse ningún cambio.



          La posibilidad de una jubilación flexible, el impulso y fomento de los trabajos a tiempo parcial y las facilidades para la puesta en marcha del empleo autónomo  son, entre otras,  importantes vías que pueden paliar los efectos del cambio demográfico y de sus consecuencias económicas.


          El derecho a permanecer en el mercado laboral no sólo se justifica con  razones económicas. La inquietud por participar activamente en el mundo, y compartir con la sociedad las enormes reservas de experiencia y conocimiento que se acumulan en la Segunda Edad, es motivo suficiente para poner en marcha estrategias que no condenen a la pasividad de manera unilateral a los individuos.  


¿Piensas que el mercado laboral debería incorporar puestos de trabajo específicos para las personas de la Segunda Edad?

¿Crees que tus circunstancias te llevarán a buscar a un puesto de trabajo después de los 65 años?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

senior bumers

Suscríbete

Recibirás nuestras Newsletters y últimas noticias

You have Successfully Subscribed!