Siendo senior, el placer de viajar es aún mayor si has tomado algunas precauciones.

No tenemos que dejar de viajar porque vayamos cumpliendo años. Al contrario, los viajes ahora adquieren mayor significado. Nuestra vida nos permite apreciar más las nuevas experiencias pero la realidad es que los años nos impiden, a menudo, viajar del modo en que solíamos hacerlo. Esto no significa que tengamos que cambiar un hostal por un hotel de 5 estrellas. Significa que nuestras limitaciones físicas imponen determinadas acciones.

Afortunadamente, hay algunos pasos que nos permiten protegernos. Pide recomendaciones en tu agencia de viajes. Están empezando a surgir tour operadores especializados en dar respuesta a las necesidades de los viajeros senior. En cualquier caso, aquí te dejamos algunas recomendaciones que pueden facilitar que tu viaje no deje de ser una buena experiencia, especialmente si no viajas en grupo.

ANTES DE VIAJAR

  • SALUD

Visita a tu médico y hazte un chequeo antes de viajar: Esto es especialmente importante en el caso de que tengas alguna enfermedad crónica o si has pasado por el quirófano recientemente.

Infórmate sobre el impacto que podría tener sobre tu salud el cambio en la dieta o en los hábitos de alimentación.

Asegúrate de que estás totalmente vacunado en el caso de que en tu destino estén presentes enfermedades infecciosas y considera vacunarte de la gripe antes de viajar

Ve al dentista y a visita a los especialistas a los que acudes de forma regular (oftalmólogo, etc.)

No todas las medicinas son legales en todos los países. Asegúrate a través de tu agencia de viajes o de a través de la embajada en el país de destino de que puedes viajar con ellas y de las alternativas en el caso de que no sea posible.

  • MEDICINAS

Es importante que lleves contigo cantidad suficiente para todo el viaje ya que hay lugares donde ciertos fármacos no están disponibles.

Consigue una receta escrita y firmada por tu médico detallando la medicación que viajará contigo y pídele que añada aquellas medicinas que vas a llevar y que en tu país no necesitan receta. Recuerda que si compras las medicinas en tu destino, las dosis y posología podrían ser diferentes de las marcas a las que estás acostumbrado.

Es una buena práctica llevar una pulsera o un colgante que contenga tus detalles médicos para informar a otros en el caso de que necesites ayuda urgente. Tu médico puede darte las pautas  a la hora de escribirla.

  • SEGURO

Aunque los seguros de viaje son importantes para las personas de cualquier edad, se convierten en indispensables a medida que vamos cumpliendo años, cuando aumenta el riesgo de enfermar, caernos o hacernos daños, o necesitar medicación extra por circunstancias como retrasos o cambios de fecha. No hay nada peor que encontrarte en un lugar extraño en una situación de necesidad y sin saber si estás o no cubierto así que verifica que contratas el seguro correcto y, lo más importante, confirma su cobertura para cualquier problema que pudiera derivarse de alguna enfermedad que ya padeces estando lejos de casa.

Encuentra información sobre las instalaciones y servicios médicos en las áreas que vas a visitar.

En el trayecto

  • EQUIPAJE

Lleva en tu equipaje de mano todo lo que puedes necesitar en el trayecto. Incluye un kit con las medicians que utilices de manera regular (calmantes, antiácidos, etc.) y unas gafas extra. Y considera llevar un organizador puesto que viajar significa salir de la rutina y hace que corramos el riesgo de olvidarnos de tomar la medicación.





  • SÍNDROME DE LA CLASE TURISTA

Las enfermedades coronarias, la obesidad o el estar sentado y quieto durante un largo período de tiempo son factores de riesgo de coagulación de la sangre en las venas de las piernas (DVT). Algunos investigadores creen que los viajes largos pueden ser un factor de riesgo en las personas susceptibles. Consulta a tu médico antes de viajar, podría recomendarte tomar media aspirina o utilizar calcetines elásticos en el trayecto.

En cualquier caso, conviene llevar ropa suelta, no fumar, evitar las bebidas con alcohol y beber abundantemente para prevenir la deshidratación. Evita sentarte con las piernas cruzadas y realiza ejercicios de estiramiento de pies y piernas mientras estás sentado y date una vuelta por el pasillo cuando sea posible.

Durante la estancia

Permítete descansar uno o dos días para reponerte del jet lag (los efectos pueden ser menores si vuelas al oeste en lugar de al este). Si tienes la más mínima duda, bebe agua embotellada y para reducir  el riesgo de intoxicación, evita la comida de los buffets, el marisco, las carnes poco hechas, la fruta pelada y la verdura cruda. Tampoco compres comida en los puestos callejeros.

La diarrea del viajero puede reducir elefecto de tus medicamentos por lo que deberías consultar con un doctor si sufres de ella más de un día.

Evita un circuito plagado de visitas, deja sitio para el descanso, especialmente si tu destino es un lugar cálido. Y no andes descalzo.


¿No crees que las agencias de viajes deben incluir una gestión específica para los senior, anticipándose a todas las necesidades que podrían surgir en nuestros viajes ?

¿No crees que la manera de viajar cambia irremediablemente a medida que cumplimos años?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

senior bumers

Suscríbete

Recibirás nuestras Newsletters y últimas noticias

You have Successfully Subscribed!